Revista europea de historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas


ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll


Martial Mathieu y Patricia Mathieu, Histoire des institutions publiques de la France. Des origines franques á la Révolution, Presses universitaires de Grenoble, Grenoble, 2008, 202 págs.

Guillermo Hierrezuelo Conde

ABSTRACT: Comentario de un manual al uso de los estudiantes de la asignatura de Historia de las instituciones pol�ticas francesas desde sus or�genes hasta la revoluci�n de 1789. Sobre esa misma materia existen numerosos manuales en Francia que centran su atenci�n en las instituciones pol�ticas antes y despu�s de la Revoluci�n. Son obras claras, precisas, inteligentemente estudiadas para la comprensi�n de la realidad del Derecho p�blico hist�rico galo. Y, por supuesto, no carentes de sex-appel. Los anacronismos brunnerianos son infrecuentes en este tipo de manuales franceses, por estar construidos de manera distinta a como se han escrito en Espa�a algunos cursos de Historia del Derecho.

PALABRAS CLAVE: Martial Mathieu, Patricia Mathieu, Historia del Estado, Francia.

La historia pol�tica del reino de Francia ha tenido como referencia principal las reminiscencias del Imperio romano. De hecho, en materia pol�tica, como en otras muchas materias, las instituciones del Imperio romano han sido objeto de admiraci�n para los pueblos que le sucedieron, como los b�rbaros. Efectivamente, en el Renacimiento se consideraron las instituciones romanas como una referencia ideal, el r�gimen providencial querido por Dios. En Roma el tr�nsito del r�gimen olig�rquico de la Roma republicana a la monarqu�a absoluta del bajo Imperio supuso un cambio importante. En el primero de ellos, las instituciones de la Rep�blica fueron asumidas por los patricios, y la ciudad estaba gobernada por un consejo aristocr�tico, el Senado, los magistrados y los comicios. La historia de la Rep�blica estuvo marcada por la lucha entre la plebe y los patricios.

Tras los fracasos de Julio C�sar y de Marco Antonio, el vencedor de las guerras civiles, Octavio, al que el Senado le confiri� el t�tulo de Augusto, se present� como el salvador de la Rep�blica. De esta forma, concentr� en sus manos, con la bendici�n del Senado, todas las prerrogativas. En efecto, Augusto y sus sucesores adoptaron el t�tulo de Pr�ncipes, es decir, el �primero� de los ciudadanos, que ilustraba su voluntad de la continuidad republicana. En el Imperio los disc�pulos de Cristo difundieron por todo el territorio la palabra de Dios y los cristianos se agruparon en Iglesias locales, formando una Iglesia universal. Durante su reinado Constantino (306-337) dict� en el 313 d. C. el edicto de Mil�n, que prohib�a la persecuci�n de los cristianos. M�s tarde, en el siglo IV se confiri� a la Iglesia un lugar eminente en el Imperio. Ciertos autores cristianos consideraban al Emperador romano como un instrumento de la providencia divina, que permit�a la difusi�n del mensaje evang�lico y se presentaba como el intermediario hacia el reino de los cielos. Con los tiempos, el Imperio devino en una monarqu�a militar. De esta forma, el emperador s�lo conservaba su legitimidad si sal�a victorioso. De hecho, los emperadores en esta �poca brillaban por sus cualidades de jefes militares.

Los reyes merovingios (481-751) fueron los primeros que intentaron imitar el modelo romano (pp. 27-28). La dinast�a merovingia conoci� su apogeo en el siglo VII, si bien en el per�odo 613-751 comenz� el declive de la misma. Los carolingios reinaron en el per�odo 751-987, no obstante a partir de la segunda mitad del siglo IX comenz� el declive del poder carolingio. En realidad, el reinado merovingio fue fruto de una s�ntesis m�s o menos armoniosa entre el modelo romano y la tradici�n germ�nica. Este modelo romano inspir� las relaciones entre los merovingios y la Iglesia. La concepci�n de poder real y las modalidades de ejercicio de este poder marcaron esta doble influencia. La voluntad de prolongar el Imperio romano se reforz� con la conquista de las regiones fuertemente romanizadas del sudeste de Gales (p. 39). El pueblo merovingio encontr� en las instituciones del Imperio romano el modelo de un poder absoluto, concentrado en manos de un monarca. De este modo, los merovingios restringieron notablemente las asambleas populares de origen germ�nico. La Iglesia conserv� la organizaci�n establecida en el Imperio romano, basada en la autoridad de un obispo (episcopus). Asimismo, el territorio del reino estar�a dividido en di�cesis, agrupadas a su vez en provincias eclesi�sticas.

Las instituciones carolingias supusieron en el siglo VII un renacimiento de la cultura romana (751-987). Aunque Carlomagno se presentaba como un nuevo Constantino, el Imperio que gobernaba era muy diferente al Imperio romano. Despu�s de la muerte de Carlomagno (814), su hijo Luis I el Piadoso abandon� los t�tulos reales para no conservar el t�tulo imperial. En realidad, los carolingios tuvieron que adaptar la administraci�n a las nuevas dimensiones del territorio que gobernaban (pp. 54-57).

La expresi�n Edad media representa el per�odo intermedio que separa la antig�edad de los tiempos modernos. El desmembramiento del imperio carolingio fue el germen de la Francia medieval. El establecimiento de los se�or�os se inspir� en el modelo pol�tico carolingio. La segunda mitad del siglo XI fue un per�odo en el que el orden se�orial fue restablecido por la Iglesia. En el siglo XIII, el rey de Francia era calificado de princeps in regno suo, y ten�a la consideraci�n de de �emperador en su reino�. Los primeros Capetos (987-1226), con el apogeo del poder se�orial, establecieron los primeros territorios del reino; pero desde 1226 a 1515, el reinado conoci� un crecimiento ca�tico, aunque decisivo. A los primeros Capetos le sucedieron desde Luis VI a Luis VIII.

M�s tarde, en la �poca que comprendi� desde el reinado de San Luis a Felipe, el Hermoso, se conocieron unos momentos de apogeo. Pero al final del reinado de este �ltimo monarca se inici� un per�odo de dificultad para el reinado, que abarcaba desde los �ltimos Capetos directos a Luis XII (1345-1515) (pp. 68-69). En el periodo comprendido entre 987 y 1226 se produjo la transici�n del orden se�orial a la monarqu�a feudal (pp. 71-98). El orden se�orial (987-1108) se caracteriz� porque todo el territorio del reino se encontraba bajo el yugo del se�or y la monarqu�a. En este poder se�orial, la dimensi�n militar se consideraba fundamental. A cambio de la fidelidad de su vasallo, el se�or se obligaba a protegerle, y en la pr�ctica el se�or confiaba tierra a sus vasallos.

Durante los Capetos, la monarqu�a conserv� las caracter�sticas sagradas que adquiri� durante la �poca carolingia. Pero la secularizaci�n de la Iglesia se acentu� con la instalaci�n de los poderes se�oriales. A finales del siglo XI, la Iglesia se reorganiz�, bajo la autoridad del Papa. En el siglo XII se produjo una evoluci�n decisiva, a consecuencia de los cambios econ�micos que precipitaron la desaparici�n del orden se�orial. El rey ten�a una dimensi�n religiosa que le distingu�a de otros pr�ncipes y de los se�ores. Los Capetos reforzaron su prestigio a trav�s de leyendas y s�mbolos, referentes a objetos divinos.

Los tres �ltimos siglos de la Edad Media constituyeron una �poca crucial en la historia pol�tica de Francia: el nacimiento de la naci�n de Francia, en el sentido moderno del t�rmino. Los Capetos establecieron la idea de un poder real absoluto, estableciendo el modelo del poder imperial. En esta �poca la Corona se presentaba con el car�cter de indisponible. En el siglo XIII, el �rgano colegial de consejo (la curia regis) se escindi� en dos formaciones: el consejo del reino (curia in consilio) y el Parlamento (curia in parlamento) (p. 116). Los siglos XIV y XV estuvieron marcados por sucesivas crisis, que sacudieron las instituciones eclesi�sticas.

Las instituciones modernas supusieron la superaci�n del modelo romano en el per�odo comprendido entre 1515-1789. Las guerras de religi�n crearon un contexto favorable para los que se opon�an al r�gimen vigente del Estado democr�tico, que tuvo como m�ximo representante a Luis XIV. En los siglos XVI y XVII, el poder real se impuso bajo la forma de la monarqu�a absoluta. En el siglo XVI la asamblea de los Estados generales sometieron el poder real al control pol�tico. Desde el reinado de Francisco I hasta Luis XIV, el Estado mon�rquico conoci� una �poca de caos, que se inici� con las guerras de religi�n. Tras la salida de las crisis que se sucedieron tras los a�os 1560, el poder real impuso el modelo de la monarqu�a absoluta, que tuvo su auge con el reinado personal de Luis XIV.

Durante la asamblea de los Estados generales de 1614-1615, el tercer estado propuso la consagraci�n del principio del Derecho divino del rey como ley fundamental. El apogeo de la monarqu�a absoluta, bajo el reinado personal de Luis XIV supuso la desaparici�n de todos los contrapoderes potenciales (p. 169). Por el contrario, los reinados de Luis XV y XVI representaron la crisis del Estado mon�rquico (1715-1789).

Martial Mathieu y Patricia Matheiu son docentes en la Facultad de Derecho de la Universidad Pierre-Mend�s-France (Grenoble II). [Recibido el 2 de febrero de 2011].



Nota bene:
Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.
REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Revistasdederecho.com. La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013 y de www.eumed.com en noviembre de 2020, fecha en la que se conformó www.revistasdederecho.com. Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es, seghiri@uma.es o info@revistasdederecho.com.
A %d blogueros les gusta esto: