Revista europea de historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas


ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll


DE NUEVO SOBRE EL COLEGIO VIVES DE BOLONIA. UNA INSTITUCIÓN SINGULAR AL SERVICIO DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS DE ALCAÑIZ EN BOLONIA (1528-1757)

Manuel J. PELÁEZ

Tuve que solicitar una ayuda económica de un mes y medio en Italia, y en concreto en Bolonia a efectos de poder llevar a cabo la realización de un estudio específico sobre la documentación conservada en el Real Colegio de España (busta Documenti Collegi Vives); entre otros fondos, aparecía una copia del testamento de A. Vives, el libro de cuentas de la entidad desde 1692 a 1757 y noticias del colegial Juan Antonio Lumbier. En la Biblioteca Comunale dell’Archiginnasio (“rotuli” de distintos colegiales), Biblioteca Gozzadini (Decreta autentica exemptionis et protectionis Collegii scholarium instituti per dominum Andream Vives hispanum in civitate Bononiae), Archivio di Stato di Bologna y Biblioteca Universitaria di Bologna (ms. 86, fasc. 1, sig. Ant.: Aula II-D Capsula 64) sobre el Collegio Vives, institución importantísima para el estudio de la Historia de las Universidades, en España y en Italia, ya que se trata de un Colegio Mayor creado merced al legado testamentario de Andrés Vives a efectos de que pudieran ampliar estudios en Bolonia sólo estudiantes alcañicetanos. El Vives fue fundado merced al legado testamentario de 6 de agosto de 1528. Su munificiente patrocinador había sido colegial del San Clemente (desde abril de 1474), doctor y profesor de Medicina de la Universidad (1481), médico del rey de Hungría, mantenía correspondencia con destacados personajes de su época, entre ellos con el propio Lorenzo el Magnífico, quien le encomendaba en agosto de 1490 una expedición de grano y otras mercancías que debían de ser llevadas desde Pisa a Túnez.
El Colegio Mayor duraría dos siglos y medio, siendo casi un centenar los estudiantes que procedentes de Alcañiz se doctorarían en el Alma mater de la cultura europea. Ni la propia ciudad, ni pienso si quiera Aragón, emprendió nunca una tarea de tipo filantrópico-cultural de tan altos vuelos. Pero, a diferencia de otros Colegios boloñeses, como el propio San Clemente, el Ancarano, Comelli, Dosi, Gregoriano, Húngaro-Ilírico, Montealto, Palantieri y Pannolini, todos ellos constituidos por eclesiásticos: cardenales, obispos canónigos, etc., el Vives fue fundado por un laico. Este carácter eminentemente civil que tuvo desde sus comienzos la fundación no se perdería con el tiempo, configurando la propia estructura del Colegio. En el siglo XVIII, a diferencia de otras instituciones boloñesas, este Mayor acogería todo el progreso ocasionado por las alteraciones generales del mundo de las ideas y la paulatina laicización de la cultura, respirándose el filosofismo francés en los círculos burgueses del Vives, en clara contraposición con el Colegio Albornociano, en el que tanto la Iglesia como el Estado ejercerían sobre este último un control férreo y –en algunos momentos- atosigante. Sin embargo, el Colegio Vives y su propia tradición liberal fueron agostadas con su traspaso al San Clemente, tarea de la que no se puede excluir la responsabilidad del colegial Juan Antonio Lumbier.
La evolución de este Colegio Mayor se ha estudiado aunque no se le ha dado la importancia debida dentro de los estudios de historia moderna sobre la Universidad de Bolonia. Aunque en la bibliografía aparecen algunas, referencias sobre esta fundación, por ejemplo de Celestino Piana, Nuovi documenti sull’Università di Bologna e sul Collegio di Spagna, Bolonia y Zaragoza, 2 vols., 1976, I, 138, 150-151, 171-173; S. Mazzetti, Repertorio di tutti i professori antichi e moderni della famosa università e del celebre Istituto delle Scienze di Bologna, Bologna, 1847, p. 322, nº 3.128; Pedro Borrajo y Hermenegildo Giner de los Ríos, El Colegio de Bolonia. Centón de notas relativas a la fundación hispana de San Clemente, Madrid, 1880, p. 211; U. Dallari, I rotuli dei lettori, legisti e artiste dello studio bolognese dal 1384 al 1799, I, Bolonia, 1888, p. 115; Salvador Claramunt, “Procedencia de los incunables de la Biblioteca del Colegio de España de Bolonia”, Studia Albornotiana, XIII (1973), p. 209], sin embargo, como puede rápidamente colegirse, entre todas, no llenarían más que tres o cuatro páginas de un trabajo, y solo en el caso de que se agudizara demasiado la imaginación. Son los fondos manuscritos que nos interesan, y fundamentalmente los del Archivio di Stato di Bologna, muy dispersos a lo largo de numerosos rogiti, bustas y atti notariales que nos darán una idea del funcionamiento, estructura, ambiente cultural y tensiones ideológicas del Colegio Vives. Ese gran historiador del Derecho que es Antonio Pérez Martín, grandísimo jurista, ha sido quien ha escrito más sobre el Colegio Vives.

Recibido el 16 de abril de 2020. Aceptado el 18 de mayo de 2020





Nota bene:
Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.
REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Revistasdederecho.com. La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013 y de www.eumed.com en noviembre de 2020, fecha en la que se conformó www.revistasdederecho.com. Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es, seghiri@uma.es o info@revistasdederecho.com.
A %d blogueros les gusta esto: