Revista europea de historia de las ideas políticas y de las instituciones públicas


ISSN versión electrónica: 2174-0135
ISSN versión impresa: 2386-6926
Depósito Legal: MA 2135-2014

Presidente del C.R.: Antonio Ortega Carrillo de Albornoz
Director: Manuel J. Peláez
Editor: Juan Carlos Martínez Coll


A. A. V. V., Direito e informaçâo. I encontro nacional de Bibliotecas jurídicas, Coimbra Editora, Lisboa, 2007, 112 págs.

Guillermo Hierrezuelo Conde

ABSTRACT: Interesante informaci�n se puede encontrar en este libro sobre la reproducci�n de obras para uso privado, sin autorizaci�n del autor. Problemas jur�dicos principales que plantea o puede ir planteando en el futuro. �Hasta qu� punto se aplica una penalidad como consecuencia de la reproducci�n de libros? �Qu� sistemas de control existen? Valor de la obra literaria y de la obra jur�dica.

PALABRAS CLAVE: Fotocopias de manuales, Copia privada, Plagios, Plagiones, Informaci�n jur�dica, Delitos contra la propiedad intelectual, Bibliotecas jur�dicas.

D�rio Moura Vicente, profesor de la Facultad de Derecho de Lisboa, hace aportaciones interesantes acerca de la copia privada y la sociedad de la informaci�n (pp. 15-27). En la generalidad de los sistemas jur�dicos nacionales se permite, con ciertos l�mites, la reproducci�n de obras para uso privado de obras literarias y art�sticas, sin necesidad de autorizaci�n previa de los titulares de derechos sobre esas obras. En el Derecho portugu�s, la reproducci�n de obras protegidas para uso privado s�lo est� permitida si no se perjudica a los leg�timos intereses del titular de los derechos. Esta premisa hay que tenerla muy presente, m�xime cuando en los �ltimos a�os, gracias a las nuevas tecnolog�as, se ha facilitado considerablemente la reproducci�n para uso privado, a bajo costo y con un alto nivel de calidad. En muchos pa�ses, como Francia, se ha optado por establecer una compensaci�n equitativa por la copia privada (p. 21). Estos criterios mencionados anteriormente tambi�n se aplican a la copia privada digital. A modo de conclusi�n, D�rio Moura propone que la normativa se oriente hacia un sistema de remuneraci�n por actos individuales de utilizaci�n.

Eloy Rodrigues, que trabaja en los Servicios de documentaci�n de la Universidad do Minho, se refiere al acceso libre al conocimiento (pp. 29-40). El mismo ha sufrido un auge en los �ltimos diez a�os, m�xime con la disponibilidad libre en Internet de la literatura de car�cter acad�mico o cient�fico, permitiendo a cualquiera utilizarlo, descargarlo, copiar, distribuir, imprimir o referenciar el texto �ntegramente de esos documentos. En las �ltimas d�cadas la literatura cient�fica especializada ha aumentado sus beneficios un 30%, muy por encima de los registrados en otro tipo de publicaciones. Al mismo tiempo, se ha agudizado la �crisis de los peri�dicos� y las graves consecuencias que las limitaciones de acceso a la literatura producen en el propio sistema cient�fico (pp. 32-33). En realidad, las revistas de acceso libre no representan ni el 5% del total de las revistas, al menos en el momento en que se defendi� por parte de Rodrigues su ponencia, ya que ese tanto por ciento ha variado considerablemente en los �ltimos cuatro a�os. Los autores deben conocer y negociar las condiciones de transferencias de sus derechos para las empresas editoras. A modo de conclusi�n, Eloy Rodrigues afirma que parece evidente que el acceso libre ser� parte del futuro de la comunicaci�n cient�fica, si bien necesitar� que el sistema cient�fico y acad�mico pasen de las declaraciones de intenciones al apoyo a actos concretos (p. 39).

Jo�o Esteves Pinto, administrador de la Imprenta Nacional de la Casa de la moneda, hace una breve referencia (pp. 41-49) a la relevancia del Diario de la Rep�blica (DR), que se presenta como el �nico diario mencionado en la Constituci�n de la Rep�blica portuguesa, y el Diario electr�nico de la Rep�blica (DRE). Aunque tambi�n hay otras leyes ordinarias que determinan igualmente la publicaci�n en el Diario de la Rep�blica de diversos actos, seg�n sean dictados por autoridades p�blicas o privadas.

La figura del personal que introduce y utiliza la informaci�n jur�dica, as� como la de los investigadores, ha sido defendida y valorada por Lu�s F�brica, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Cat�lica portuguesa (pp. 51-60). Este personal debe tener los conocimientos de inform�tica necesarios no s�lo para introducir los datos en la base de datos inform�tica, sino tambi�n para interpretar los correspondientes resultados. Por otro lado, en el proceso cient�fico de la investigaci�n se presenta como fundamental conocer los mecanismos de recopilaci�n, elaboraci�n y manejo de la informaci�n por todos los participantes (p. 52). Uno de los cambios m�s importantes ha sido la digitalizaci�n de las obras, tales como el Diario de la Rep�blica electr�nico, que ha sustituido los enormes vol�menes encuadernados, al tiempo que hac�a posible una consulta m�s r�pida, �gil y eficaz.

Un an�lisis sobre las bibliotecas jur�dicas seg�n la perspectiva de la investigaci�n Hist�rica en la �poca contempor�nea ha sido realizada por el jurista Lu�s Bigotte Chor�o (pp. 61-76). La Historia del Derecho, como g�nero historiogr�fico, siempre se ha presentado como una fuente insustituible de conocimiento hist�rico, entendido �ste en el sentido m�s amplio. En la bibliograf�a jur�dica, caben citar cuatro juristas portugueses, en los siglos XIX y XX: Silva Abranches, Armelim J�nior, Eduardo Rally Alves de S� y Fernando de Arranches Ferr�o (pp. 65-67). En esta bibliograf�a jur�dica tambi�n ha alcanzado una gran relevancia la colecci�n de disertaciones acad�micas presentadas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Coimbra durante el s. XIX, as� como los Anais da Sociedade Jur�dica, publicados en Lisboa desde 1835.

El abogado Fern�o Fern�ndes Thomaz comenta la relaci�n del abogado con la informaci�n jur�dica (pp. 77-86). Hay que destacar la idoneidad del Diario de la Rep�blica o el Bolet�n del Trabajo y Empleo, como recopilaciones oficiales en sus correspondientes materias. El Estatuto de la orden de los abogados establece en su art. 82, c) y d) que el abogado debe dar a su cliente su opini�n sobre el derecho y las pretensiones que �ste invoca, y debe estudiar con cuidado y tratar con celo esta cuesti�n para utilizar todos los recursos, seg�n su experiencia y leal saber. Pero el abogado se ha encontrado siempre con varios inconvenientes: el exceso de la informaci�n jur�dica producida tambi�n por las nuevas tecnolog�as; parte de esa informaci�n se presenta como in�til y, por tanto, no se podr� utilizar, as� como que los abogados deben contribuir de forma constante a la mejora de los medios tecnol�gicos ya existentes.

El profesor de la Facultad de Derecho de Lisboa Eduardo Vera-Cruz Pinto ofrece una visi�n particular de los aspectos deontol�gicos en la funci�n de bibliotecario en la Facultad de Derecho (pp. 81-86). Una de las principales preocupaciones de los bibliotecarios ha sido la defensa del derecho del autor de aquellos que escriben libros jur�dicos. Por ello, este personal debe cumplir uno de los deberes deontol�gicos de su profesi�n: proteger los autores en las bibliotecas para que estas funciones como centros de reproducci�n gratuita de libros que, comprados, pagan una parte de los derechos de autor. El derecho de autor representa una forma de tutelar la remuneraci�n del trabajo intelectual (pp. 80-81). A este problema se le une el hurto de libros, que representa una p�rdida incalculable para cualquier biblioteca.

Ana Maria Martinho, bibliotecaria de la Facultad de Derecho de Lisboa, comenta las competencias profesionales del bibliotecario jur�dico (pp. 87-103). El bibliotecario, como gestor de informaci�n y conocimiento, t�cnico o profesional de documentaci�n e informaci�n, documentalista y muchas otras funciones, tiene como misi�n esencial organizar, tratar y difundir la informaci�n, de modo que pueda ser f�cilmente obtenida por quien lo necesite. Para el ejercicio adecuado de todas estas funciones necesita un amplio conjunto de saberes y competencias, tanto m�s diversificados y especializados cuanto mayor sean las funciones desempe�adas. La informaci�n jur�dica posee una importancia social, pero que debe ser reconocida, conservada y transmitida sin alteraciones, para que tenga la precisi�n y rigor necesarios en su correcta utilizaci�n (p. 88). El bibliotecario jur�dico asume cada vez m�s un papel de intermediario indispensable entre las fuentes de informaci�n jur�dica y los que manejan esta informaci�n, esto es, los profesionales que realizan actividades en el �mbito de Derecho. El bibliotecario jur�dico deber� estar atento a las constantes actualizaciones, ya que una informaci�n incompleta o inadecuada podr�a causar graves da�os a quien la necesita.

Este Primer Encuentro Nacional de Bibliotecas jur�dicas, que tuvo lugar en Lisboa en la Facultad de Derecho de la Universidad de Lisboa, pretend�a ser un lugar de encuentro de bibliotecarios y t�cnicos jur�dicos, profesores, investigadores y alumnos de Derecho, abogados, consultores jur�dicos, productores de informaci�n jur�dica y representantes de asociaciones y representantes ambi�n de asociaciones de bibliotecarios, nacionales y extranjeros. [Recibido el 18 de diciembre de 2010].



Nota bene:
Si necesita algún tipo de información referente al artículo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del artículo al principio del mismo.
REVISTA EUROPEA DE HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS Y DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS es una revista académica, editada y mantenida por Revistasdederecho.com. La revista dejó de depender de la Universidad de Málaga en noviembre de 2013 y de www.eumed.com en noviembre de 2020, fecha en la que se conformó www.revistasdederecho.com. Para cualquier comunicación, envíe un mensaje a mjpelaez@uma.es, seghiri@uma.es o info@revistasdederecho.com.
A %d blogueros les gusta esto: